Smart Analytics

Genera ingresos monetizando datos

La era digital genera nuevas oportunidades para las organizaciones y la monetización de datos es una de ellas.

La monetización implica convertir algo en dinero. En este sentido, muchas organizaciones y empresas descubren y valoran el potencial de la información para generar nuevas fuentes de ingreso.

Monetización de datos a través de la analítica

Organizaciones de todo tipo, generan, procesan e intercambian información. Gracias a la transformación digital, nuevos horizontes se abren a las empresas que saben ver y aprovechar oportunidades de negocio. Se trata de sacar provecho de los datos para obtener ingresos extras. 

De esta manera, los datos se han convertido en una gran fuente de riqueza para muchas empresas. Sin embargo, no todas los han sabido explotar. Es decir, diversas compañías valoran sus datos y los utilizan como la llave que abre la puerta al crecimiento y a las nuevas oportunidades. 

Pero también, existen organizaciones que hasta hoy no han desarrollado estrategias activas ni han gestionado identidades en pos de beneficios extras. 

La monetización de datos implica no quedarse con la información que se genera entre empresas y clientes, sino ir más allá. Se trata de generar una estrategia y un modelo de negocio apropiado que permita comercializar los datos recabados por cada organización con otras empresas.

Con frecuencia nos preguntamos, ¿en qué se vinculan la analítica y la monetización de datos?

La respuesta es simple, la monetización de datos es la estrategia más rentable de analytics. Monetizar tus datos puede brindarte un gran volumen de ingreso económico. ¡Cómo no aprovecharlo!

Hoy, esta oportunidad de negocio es posible gracias al crecimiento, variedad y velocidad de datos que son administrados bajo formidables avances tecnológicos.

Para citar un ejemplo de monetización de datos, podríamos decir que cualquiera de nosotros va a comprar un producto a una tienda. Allí pagamos con tarjeta de crédito y en ese mismo instante nuestros datos cobran valor, porque es registrado aquello que compramos, el horario, el día y la cantidad de dinero que hemos gastado. 

La monetización de datos analíticos implica en sí una oportunidad que toda empresa debería hacer valer. Tanto los desarrollos normativos como los hábitos de usuarios y consumidores, convergen para crear escenarios de oportunidades.

Estamos inmersos en una era tecnológica, donde la movilidad y la conectividad permiten a las compañías poder conocer a sus clientes, saber dónde se encuentran y realizar diversas acciones en base a ello, tales como ofrecerles nuevos servicios y productos, y más aún, fidelizarlos gracias la comprensión de sus hábitos y comportamientos.

¿Cómo desarrollar una estrategia de monetización de datos?

El primer paso para impulsar el proceso de monetización de datos, consiste en saber comprender las fuentes de información con las cuales se cuenta y agruparlas en una única tienda virtual (llamada también “lago de datos”). Estos datos deben estar reunidos en un formato accesible para que luego sea viable la ejecución de un análisis útil y valorativo de la información recabada.

Para que los datos puedan ser trasladados a propuestas comerciales concretas, es necesario identificar en ellos tanto sus debilidades como sus potenciales oportunidades, y diferenciar de todo el conjunto, aquellos que podrían considerarse para casos específicos.

Siguiendo esta línea, es importante mencionar que la monetización de datos implica abandonar el concepto de “silo” (donde la información queda almacenada en cada negocio) y toma la noción de “ecosistema”, en la cual intervienen distintos actores que interactúan, se nutren entre sí y generan valor agregado, es decir: generan información.

Algo fundamental antes de desarrollar una estrategia de monetización de datos, consiste en tener en claro cuáles son los objetivos y hacia dónde se quiere llegar.

En función de su alcance, existen dos tipos de estrategias:

  • Estrategia interna: pretende mejorar la experiencia del cliente y el aumento del rendimiento corporativo.
  • Estrategia externa: explora la generación de nuevas fuentes de ingresos junto a terceros, comercializando los datos o los insights que se generan a partir del análisis.

Monetiza los datos

Para sacar rédito al potencial que poseen los datos, se necesita considerar algunos aspectos:

  • Información en alta frecuencia: son aquellos que implican transacciones y constituyen los más valiosos en términos de monetización. Dentro de este grupo se ubican las transacciones con tarjetas de crédito o débito, búsquedas en sitios web mediante móviles, entre otros.
  • Conocimiento de los comportamientos y hábitos de los consumidores: conocer a los usuarios y consumidores contribuye a identificar sus preferencias. De esta manera, es posible brindar servicios y productos que sean de su interés. Aquí ubicamos al análisis de datos de dispositivos móviles, la geolocalización, compras puntuales que ayudan a reconocer usos y costumbres.
  • Identificación de los consumidores: mientras más se conozca acerca de los perfiles de los consumidores, más grande será su monetización. Esto es: saber el nombre del consumidor, su dirección, teléfono, trabajo, entre otros.

Es primordial tener en cuenta se debe garantizar el cumplimiento normativo relativo a la  protección, especialmente cuando intervienen datos sensibles.