Gestión de APIs

Consigue agilizar el proceso de comercialización con Cloud y API

Las API (Application Programming Interface) han evolucionado hasta ser componentes clave en el proceso de digitalización de las organizaciones empresariales. Con ellas es posible el desarrollo ágil de modelos de negocio y servicios nuevos y, en muchas ocasiones, disruptivos. También la mejora de la experiencia del cliente. Sistemas informáticos y aplicaciones de muy distinto tipo se han beneficiado de la arquitectura lógica y el diseño e implementación de componentes de software interoperables entre sí.

A este modelo de referencia se le ha sumado el cloud computing, una puerta abierta a la formación de redes de desarrolladores que trabajan de manera conjunta y generan sinergias. Tantos las APIs como el cloud computing son potentes herramientas para mejorar la comercialización de toda clase de servicios y productos. La pregunta que se plantea en este momento es la de cómo agilizar esos procesos al máximo y cómo lograrlo de la forma más eficiente posible.

Cómo establecer una velocidad óptima en los procesos de negocio

Fijar una estrategia API adecuada

El plazo de tiempo que pasa desde que se conceptualiza un servicio o producto hasta que ya se encuentra a la venta, es decir, su comercialización, es clave en cualquier modelo de negocio. Las APIs tienen mucho que decir en ello. Para ello, en la estrategia para establecer cuál es la adecuada debemos se debe dar prioridad a que sea escalable y flexible, consistente, ágil, sencilla en su uso y con el nivel de seguridad adecuado.

Todo ello significa que esos aspectos deben ser tenidos en cuenta durante el proceso de definición y desarrollo de la API. También es clave considerar el entorno en el que la API se va a ejecutar. El cloud computing tiene mucho que decir en este campo, ya que permite disfrutar de la agilidad que se necesita para competir con compañías que ya hayan nacido con el desarrollo de nuevas estrategias de comercialización basadas en la tecnología y la digitalización. Ejemplo de ello son las compañías fintech o muchos negocios de venta de retail en ecommerce.

Implementar la infraestructura correcta

Contar con una plataforma que tiene como fundamento el cloud computing de la nube, que presenta un alto rendimiento y disponibilidad, y que es además escalable, significa una ventaja notable en la construcción de una infraestructura competitiva. Para lograrlo puede usarse un iPaas (Integration Platform as a Service) que contribuya a acortar el tiempo de salida del servicio o producto al mercado. Usar una plataforma de estas características, que por otra parte ejecuta los productos de open source de WSO2, permite el desarrollo de APIs con una sencillez que hace sencilla su configuración, pero también su actualización y su monitorización.

Las soluciones a las que dan respuestas las APIs

Cómo se ejerce su control, qué funcionalidad se expone y cómo se logra que su uso sea sencillo para los distintos tipos de usuarios son tres preguntas básicas, acerca de las APIs, a las que debemos dar solución. Las necesidades pasan por la API Gateway o pasarela, el catálogo de API o el portal de API. La primera es el núcleo desde el que se gestionan campos relativos a la aplicación de políticas y acuerdos de nivel de servicio, controles de acceso, seguridad o registro de consumo.

El catálogo de API facilita la gestión del desarrollo de esta herramienta, desde el uso de distintas versiones hasta la documentación de su funcionalidad e interfaz. Por último, el portal de API sirve de puente de encuentro con los usuarios, o potenciales usuarios, interesados en aprovechar la oferta de API de una compañía, entender su uso y aprender a manejarlas, o también pedir las contraseñas en cada caso para acceder y que eso redunde en la seguridad de toda la operativa.